En mi día a día escucho a muchas personas quejarse, oigo cosas cómo “por qué a mí”, “yo no merezco esto”, “la culpa es de fulano”, etc. Este comportamiento se ha convertido en un hábito del ser humano. Quizás llegamos a pensar erróneamente que nuestros lamentos harán desaparecer lo que no nos gusta como por arte de magia, sin hacer nada, cuando la verdad es que cada una de nuestras acciones tiene una reacción, por lo tanto, todo lo que pasa en nuestra vida es nuestra responsabilidad y nada sucede por azar.

Seguramente habrán escuchado que cosechamos lo que sembramos, desde mi punto de vista, esta es la mejor manera de comprender la ley de causa y efecto.

“No esperes cosechar orquídeas cuando has sembrado limones”

¿Cómo funciona la ley de causa y efecto?

          Nuestros pensamientos, palabras y obras son los generadores de nuestra realidad, y la intención que ponemos en cada uno, determina si es positivo o negativo.

captura-de-pantalla-2016-11-17-a-las-17-31-57

          La intención es la motivación que nos conduce a hacer algo, cuando esta está contaminada, cualquier acto se transforma inmediatamente en algo negativo. Usualmente no estamos atentos a dichas motivaciones, nos enfocamos solo en las acciones sin darnos cuenta que el primer eslabón es el más importante. Es por esto que en muchas ocasiones pensamos que hemos hecho algo bueno cuando en realidad no.

Lo que experimentamos hoy, es el resultado de nuestro pasado, y construimos nuestro futuro en el presente.

          Uno de tus amigos necesita ayuda y te pide un favor. La verdad es que no deseas hacerlo, te da pereza, pero en tu interior sientes miedo y piensas que quizás si no lo ayudas, podría molestarse, entonces decides hacerlo.

captura-de-pantalla-2016-11-18-a-las-10-23-38

          Nuestro ego no puede sobrevivir en el presente, él se alimenta de las añoranzas del pasado y de los anhelos del futuro. Nos mantiene concentrados en el resultado que esperamos obtener, lo visualizamos, lo deseamos, ponemos toda nuestra energía en él, y al estar distraídos, nos olvidamos del primer eslabón de la cadena, terminando por sembrar la semilla equivocada.

El Karma son todas las experiencias y resultados de vida que nos corresponde vivir como efecto de nuestras intenciones, pensamientos, palabras y obras pasadas. 

Transformando el KARMA  a través del DHARMA

          No hay una palabra específica en nuestro lenguaje para definir el dharma, pero en resumen, se refiere al deber que tenemos todos en la vida de mantener una conducta buena, generosa y desinteresada. Cada uno de nosotros tenemos unos dones especiales que debemos poner al servicio de todo lo que nos rodea.  Nuestro verdadera propósito de vida es aportar a los demás haciendo lo que amamos y comenzando a vivir en función de dar, en vez de en función recibir. 

        Recordemos que no conocer la ley, no nos exime de sus consecuencias, es indispensable que asumamos y aceptemos que si queremos un mejor mañana, debemos concentrarnos en nuestro hoy para purificar nuestra vida.

          Cuando estamos en dharma, abrimos nuestra consciencia y comprendemos que estamos en el mundo no solo para trabajar y hacer dinero, sino también para ofrecer al entorno lo mejor de nosotros, empezamos a eliminar de nuestras vidas la culpa, el miedo, la negatividad…, nos convertimos en personas respetuosas, generosas y bondadosas y nos habituamos a remediar nuestras faltas.

El karma es la consecuencia del dharma, es decir, que tiene lugar en el futuro, mientras que el dharma tiene lugar en el presente.

 

Si esperas recibir algo, primero debes hacerlo parte de tu personalidad, esa cualidad que quieres ver reflejada en tu realidad debe ser parte de tu comportamiento del día a día. Quieres un mundo transparente, entonces llénate de sinceridad y muéstrate como eres. Quieres un mundo generoso, entonces primero se generoso contigo y cuando estés lleno, se generoso con todo y con todos los que te rodean. Quieres un mundo en paz, haz las paces contigo mismo y con los demás y el universo te responderá.

 Escrito por Catalina Lobo para VALORARTEblog.com

 “Como te traten los demás, eso es su Karma. Como reacciones tú, será el tuyo.” Wayne Dyer