Amor vs Ego

El ego o la Inconsciencia

                 Actuamos desde el ego cuando nos identificamos con una autoimagen creada por nuestra mente a partir de las creencias y condicionamientos sociales. En esta identificación hay una sensación de que somos el torrente de pensamientos que constantemente inundan nuestra cabeza, a esto lo llamo: “la mente parlanchina” o “la loca de arriba”.

                 El ego no ve la realidad universal, sino que más bien,  experimenta una realidad individual que crea en su mente a través de la percepción. Es importante tener en cuenta que cada uno de nosotros desarrolla una percepción distinta, pues esta se genera a partir del entorno al que nos vemos sometidos desde la niñez. Esta forma de inconsciencia tiene un sentimiento continuo de carencia, no acepta su circunstancias actuales, permanece en la lucha, mendiga, necesita aprobación de los demás, se compara, vive insatisfecha y tiene un poderoso complejo de inferioridad que disfraza intentando ser superior.

                   Utiliza el tiempo como herramienta para mantenernos distraídos de la verdad, se mantiene rechazando o añorando el pasado y vive enfocado en un futuro que le ofrezca la salvación pues nada lo satisface. No asume los errores, equivocarnos nos hace imperfectos y su complejo de inferioridad lo empuja a querer ser mejor que quienes lo rodean, por esto siente la necesidad de esconder sus faltas para sobresalir; convirtiéndonos en esclavos de su autoimagen o máscara social y privándonos de la libertad de mostrarnos como somos, poder ser humanos y errar.

                 Se esconde tras el ideal de justicia y lo utiliza para justificar su comportamiento negativo frente al entorno que se basa en la resistencia a lo que es, la necesidad de controlar, la codicia, la sed de poder, la defensa y el ataque. Actúa de esta manera porque se percibe como un ente separado de sus semejantes y por tanto puede llegar a utilizarlos para alcanzar sus fines.

El Ser o la Consciencia

   Actuamos desde el ser cuando no nos identificamos con la mente parlanchina, más bien la observamos manteniendo la calma y aquietándola para evitar convertirnos en presa de su discurso. Para la consciencia o el ser, sólo hay una realidad que está basada en la verdad donde prima el bienestar común sobre el individual. Al no hacer juicios, ni califica, ni se compara.

                  Se rige por la Ley de Causa y Efecto y comprende que sólo haciéndose responsable de sus actos puede generar mejores resultados, “Ley de Correspondencia”; no se avergüenza de sus errores y aprende de ellos para no repetirlos. Al no tener complejo de inferioridad es totalmente libre y se muestra como es, entiende que todos somos iguales y no necesita ser mejor o competir con nadie ya que comprende que todos somos parte de lo mismo y estamos hechos de la misma esencia.

             Cuando se vive desde la consciencia hay plena satisfacción pues esta viene de dentro y no de fuera. Mantiene su energía equilibrada y gracias a esto no siente carencia ni intenta manipular con el fin de obtener del entorno la realización, la obtiene entregando toda su energía a todo lo que la rodea.

               El ego no puede sobrevivir en el momento presente, estando presentes damos lugar al despertar de nuestra ser y es así como entendemos que resistirnos a lo que ya es no tiene sentido. Desde aquí aceptamos nuestras circunstancias de vida sin luchar contra ellas.

Reflexión

                     Somos como un Iceberg, la parte que está sobre la superficie es nuestro ego, es la máscara social, lo que mostramos a los demás con el fin de defendernos y no ser atacados. Nuestra verdadera esencia, el 90 % está bajo el agua, la mantenemos cubierta sin darnos cuenta que esa es nuestra parte verdaderamente valiosa. Permanecemos la mayor parte del día actuando desde nuestro ego, aunque estoy segura que todos hemos experimentado la libertad y la plenitud que se siente cuando permitimos que sea nuestra consciencia la que guíe nuestro camino.

   Necesitamos reconocer que no hay peligro, que no hay necesidad de luchar, de dramatizar, de atacar o defender. Es el momento de perseverar y generar hábitos que nos lleven a aquietar nuestro ego de una vez por todas. Es el momento de permitir que prime nuestro ser, es el momento de ser libres y vivir en la realidad, en la belleza y en la plenitud. Ha llegado la hora de que lo que reine en nuestros corazones sea nuestro sabio interior; permitámonos sentir la conexión con el universo y con todos los seres que nos rodean. Es tiempo de relacionarnos sanamente, es tiempo de regresar a la verdad y de vivir en paz.

El día que observemos lo que ocurre en nuestro interior en vez de poner la atención en lo que ocurre en nuestro exterior desaparecerá nuestro ego. “Cambia por dentro y veras los resultados afuera”.

©Escrito por Catalina Lobo para VALORARTEblog.com

“El único lugar donde puede ocurrir un verdadero cambio y donde puede ser disuelto el pasado es en el ahora” Eckhart Tolle