En ocasiones nuestro estado de ánimo decae y comenzamos a sentir que no tenemos ganas de nada, esto sucede porque nuestra energía vital ha descendido y entonces perdemos la claridad mental. Esta nos ayuda a ver la vida con positivismo y alegría, por esto cuando está baja comienza en nuestro interior un ciclo que nos lleva a sentirnos vacíos, desanimados, tristes y en ocasiones hasta deprimidos.

Cuando algo de negatividad invade nuestra mente, es indispensable gestionarlo inmediatamente para evitar que la bola de nieve tome fuerza. No sé si lo sabes, pero la polaridad de la primera idea en la que piensas al despertar será la que guie tu día. Por esta razón las afirmaciones positivas son primordiales para sentirnos bien y para disfrutar la vida.

¿Qué es una afirmación positiva?

Son declaraciones que formulamos sobre lo que es verdad o queremos que sea verdad. Nuestros pensamientos crean nuestra vida, es como si fueran los planos de nuestra realidad, pero claro, si mental o verbalmente nos repetimos frases negativas, nuestro pensamiento tendrá esa misma polaridad y comenzaremos a atraer y a crear resultados que no nos gustan.

Cuantas veces no nos decimos: “no soy capaz, estoy gordo, me siento feo, todo me sale mal, no tengo suerte, odio mi trabajo…” Aunque no nos demos cuenta, estas son afirmaciones negativas que día a día nos programan para vivir insatisfechos y para perder nuestra autoestima.

¿Cómo funciona una afirmación positiva?

Supongamos que nuestros pensamientos son como lentes o gafas a través de las cuales percibimos e interpretamos el entorno, dicha interpretación se convierte en el combustible que impulsa nuestro actos ¿Cómo actuaremos si el combustible es negativo? Fácil, no querremos hacer nada, culparemos a los demás por lo que nos sucede evadiendo nuestra responsabilidad, estaremos a la defensiva, nos aislaremos, nos sentiremos estancados…

Las afirmaciones positivas son combustible de primera calidad, desactivan la negatividad y nos ayudan a combatir la oscuridad mental en la podemos haber caído. Quiero aclarar que aquí no hay magia, simplemente las afirmaciones positivas son una reprogramación mental que nos ayuda a abrirnos a nuevas posibilidades y nos impulsan a actuar para alcanzar nuestros sueños.

Cada causa tiene su efecto y cada efecto tiene su causa, siempre hay un origen, los resultados positivos se crean a través de causas positivas.

¿Cómo crear una afirmación positiva?

Para hacer tus propias Afirmaciones debemos tener en cuenta las siguientes pautas:

1.    Redactarlas en primera persona.

Es importante que nos concentremos en nosotros, recordemos que lo único que controlamos es nuestro estado de ánimo y la forma como respondemos a los estímulos externos, por esta razón nuestras afirmaciones deben redactarse con nosotros como sujeto. Por ejemplo

Incorrecto: “Mi jefe valora y respeta mi trabajo”

Correcto: “Soy respetado y valorado en mi trabajo”

Me amo a mi mismo. Soy capaz de alcanzar todos los objetivos que me propongo. Tengo un cuerpo hermoso y saludable. Me alimentarme de forma saludable y lo disfruto. Me alimento sanamente. Soy creativo. Soy abundante. Me amo y por esto tengo la capacidad de amar y ser amado, Tengo el trabajo que siempre soñé…

2.    Su polaridad debe ser positiva.

Cada vez que repetimos no quiero XXX, estamos dando fuerza a eso que no queremos y manifestamos que eso es lo que hay en nuestra realidad. Es como si el universo no entendiera la palabra no, entonces si decimos “No soy una persona ansiosa” lo que quedará resonando será “soy una persona ansiosa”

Incorrecto: “No soy una persona ansiosa”

Correcto: “Soy calmado y vivo en paz y armonía”

3.    Expresa lo que SI DESEO y no lo que NO QUIERO.

Ten en cuenta que la palabra “NO” estropea por completo la afirmación.

Incorrecto: “No soy miedoso”

Correcto: “Soy valiente y me gusta enfrentar nuevos retos”

4.    Es indispensable que estén formuladas en presente.

Si redactas tu afirmación en futuro, manifiestas que en tu realidad presente no existe lo que deseas una y otra vez. Por ejemplo si dices “Seré una persona calmada y con equilibrio” lo que estas diciéndote todo el tiempo es que actualmente en tu vida no hay ni paz ni equilibrio.

Incorrecto: “Tendré todo lo que necesito para ser feliz”

Correcto: “Tengo todo lo que necesito para ser feliz”

5.    Tenemos que creer en ellas.

Creer en lo que nos estamos repitiendo es lo que nos va a producir emociones que generen la energía positiva necesaria para movernos hacia donde deseamos. Si al principio te cuesta creer tus afirmaciones, puedes utilizar un truco los primeros días, por ejemplo:

En vez de afirmar “Tengo un cuerpo hermoso y saludable” puedes repetir: “Estoy en el camino de tener un cuerpo hermoso y saludable”

Sé que puede sonar extraño, pero te aseguro que funciona. Alimentar nuestra mente con pensamientos positivos es la clave para vivir en paz y alcanzar todos nuestros sueños.

¿Te atreves a intentarlo”

Video de 60 segundos relacionado con el tema

 Escrito por Catalina Lobo para VALORARTEblog.com

“Somos el resultado de lo que hemos pensado, estamos formados por nuestros pensamientos” Buda