En el primer artículo de la saga, ¿Qué es el eneagrama? y ¿cómo puede ayudarnos?, expliqué en qué consiste la herramienta y cómo funciona. En el anterior post hablé sobre el eneatipo 8, el turno hoy es para el número 9. En el artículo del próximo domingo hablaré sobre la personalidad 1 para completar así la descripción de los 9 eneatipos.

La palabra Eneagrama viene del griego ennea (nueve) y grama (letra). En geometría es un símbolo que consiste en un círculo que significa inclusión, con 9 puntos a su alrededor que son los diferentes eneatipos o personalidades, unidos por líneas rectas que determinan una relación entre estos.

eneagrama.jpg

En el conocimiento o mejoramiento personal, esta es una herramienta que define 9 mapas, por decirlo de alguna manera, a través de los cuales podemos comenzar a entendernos y a entender a los demás con el fin de vivir armónicamente. En mi opinión, es una guía de personalidad que nos ayuda a vislumbrar las causas de nuestro sufrimiento, a conocernos, a identificar nuestras conductas y patrones de comportamiento y a comprender por qué reaccionamos como reaccionamos frente a los estímulos del exterior. 

9 EL INDOLENTE

Eneatipo 9.jpg

Triada

Instintiva, en esta se encuentran las personalidades 8, la 9 y la 1. Se rigen por el instinto, tienen la necesidad de ser autónomos e independientes. Les falta serenidad y por esto, desarrollan una personalidad desafiante, indolente o reformadora. Suelen sentir bastante ira.

Fuera de equilibrio

Motivación /Necesidad básica (¿Por qué actúa como actúa?)

Evitar el conflicto, por esto siente la necesidad de ser invisible o pasar inadvertido.

Trampa mental (Lo que su ego les susurra)

Lo importante es que quienes te rodean estén bien.

Miedo más profundo

Entrar en conflicto y sentirse desconectado de los demás.

Características generales

Tiene la sensación de no ser especial, no le gusta llamar la atención, es pacífico y perezoso por esto puede llegar a asentir apatía. Se muestra humilde, pero en realidad esa humildad es un sentimiento de infravaloración disfrazado. Para el es muy importante sentir que está en paz, pero esto es una trampa porque muchas veces para evitar los problemas, no da su punto de vista o hace cosas que no desea y esto en realidad, lo lleva a vivir en medio de una paz disfrazada; en otras palabras vive con los demás pero no consigo mismo. Es muy bueno escuchando a los demás o intentando mediar para que los conflictos de los otros se solucionen. Piensa que su opinión no es valida o no será bien recibida, por esta razón suele amoldarse a quienes lo rodean. Evade la realidad llenándose de pereza y convirtiendo al sofá en su mejor compañero, uno de sus puntos más débiles es procrastinar. Es percibido por la personas como una alguien al que nada le importa o a la que nada le duele, pero realmente lo que hace es resignarse e ir acumulando ira en su interior, cuando ya ha acumulado demasiada, se aísla y evitar cualquier situación que requiera una conversación que pueda producir conflicto o que sea incomoda para él.

Eneatipo al que se desplaza cuando es dominado por su ego

Cuando siente que ya no puede más, cuando la ira acumulada comienza a hacerse pesada, se desplaza hacia el eneatipo 6 manifestando sus características de desequilibrio.

Tiende a permanecer en estado de alerta por miedo a lo que pueda pasar y esto lo llena de ansiedad. Al sentir la necesidad de controlarlo todo para poder reaccionar como según él corresponde, se ve sumido en un continuo estado de duda en el que la indecisión lo invade.

En equilibrio

Antes de entrar en equilibrio viajan hacia la personalidad 3 y expresan sus características positivas, esta le ayuda establecer un equilibrio entre cabeza y emociones y aquí comienzan su camino hacia la potenciación de las características positivas del eneatipo 8.

El eneatipo 3 lo ayuda a valorarse y a comenzar a mostrar su opinión y sus necesidades, esto lo lleva poco a poco a sanarse y a expresar su características positivas. Comprende que si alguien se ofende porque el tiene un punto de vista distinto, el problema no es suyo sino de la otra persona. Al sentirse valido, comienza a concentrarse en sus metas, y en buscar sanamente la manera de conseguirlas. Cambia la pereza por la proactividad, lo que lo convierte en una persona participativa y dinámica, aprendiendo a tomar decisiones sin miedo. Poco a poco aprende a decir no y esto lo conduce a una liberación interna y a esa paz que tanto anhela, se hace fiel a si mismo y empieza a darse un lugar construyendo un mundo en el que se siente valioso y puede establecer limites con quienes le rodean. La creencia de que lo importante es que los otros estén bien, deja de ser prioritaria y comienza a concentrarse en darse primero así mismo lo que necesita, por esto deja de sentirse avasallado cuando comparte con muchas personas. Se relaciona sanamente con todo lo que lo rodea, y comienza a establecer rutinas productivas que lo hacen salir de la apatía y crecer en todos los aspectos de su vida.

Influencia de las alas

Las alas son las personalidades que tenemos justo al lado de la nuestra, estas matizan nuestro comportamiento, por esta razón compartiré algunas de sus características. El eneatipo 9 se ve influenciado por la personalidad 8, la 1 o las por las dos al mismo tiempo.

Eneatipo 8 “EL JUSTICIERO”

Este eneatipo es fuerte, avasallador, agresivo y vengativo. Vive en la lucha y ansía tener poder para poder hacer justicia y convertir al mundo en un mundo que alcance lo que desde su punto de vista es equilibrio. Al tener la sensación de que el mundo es un lugar injusto en el que solo sobreviven los fuertes, crea una coraza a través de la cual esconde su vulnerabilidad y sentimientos.

Eneatipo 1 “EL PERFECCIONISTA”

Es un reformador, nunca nada está suficientemente bien hecho para él, tiene ideas fijas y es muy exigente con los demás hasta llegar al punto de ser intolerante. Siente que el único que logra hacer las cosas realmente bien es él y esto lo lleva a ser prepotente. Establece unos limites morales que llegan a ser rígidos.

 

Es importante tener en cuenta que la idea del eneagrama no es estereotipar o etiquetar a los demás. Si queremos que sea una herramienta de mejoramiento, debemos concentrarnos en utilizarla como tal, es decir, enfocarnos en conocernos a nosotros mismos y en el caso de identificar una tendencia de personalidad en alguien con quien nos relacionamos, en vez de juzgarlo, utilizar el mapa para entender al otro y para saber cómo relacionarnos con él.

Si te ha gustado este post, suscríbete para que recibas los nuevos artículos directamente en tu correo. En la próxima entrega hablaré sobre el eneatipo número 1.

Escrito por Catalina Lobo para VALORARTEblog.com

“Cambia tú y cambiará tu mundo”