Actualmente el eneagrama se está convirtiendo en una herramienta muy popular. Hace 14 años cuando tuve la oportunidad de vivir por tres días el proceso a través del curso el viajero interior impartido por Daniel Castro, muchos pensaban que este tipo de cosas eran de secta. A decir verdad, fue el eneagrama el que me ayudo a darme cuenta de que tenía unas gafas que no me permitían ver la realidad como era. Gracias a él comencé un camino de autoconocimiento que me ha alejado del sufrimiento y me ha acercado a la paz; sé que falta mucho camino por recorrer, pero ya no importa cuánto falta sino cuánto disfruto el camino, cuánto aprendo y con cuánta plenitud vivo mi día a día.

El Eneagrama fue mi comienzo hacia el mejoramiento real, fue la puerta de mi camino hacia la paz interior porque cuando estaba ciega, me ayudó a descifrarme. Por esto, hoy me gustaría compartir con ustedes de forma sencilla ¿Qué es? ¿Para qué sirve? Y ¿Cuales son los 9 Eneatipos?

La palabra Eneagrama viene del griego ennea (nueve) y grama (letra). En geometría es un símbolo que consiste en un círculo que significa inclusión con 9 puntos a su alrededor que son los diferentes eneatipos o personalidades, unidos por líneas rectas que determinan una relación entre estos.

eneagrama

En el conocimiento o mejoramiento personal, esta una herramienta que define 9 mapas o instrucciones por decirlo de alguna manera, a través de las cuales podemos comenzar a entendernos y a entender a los demás con el fin de vivir armónicamente. En mi opinión, es un manual de personalidad que nos ayuda a entender la causa de nuestro sufrimiento, a conocernos, a identificar nuestras conductas y patrones de comportamiento y a comprender por qué reaccionamos como reaccionamos frente a los estímulos del exterior.

Por un momento imagina que cada uno de nosotros nace con unas gafas, hay 9 tipos de lentes, todos son multicolor pero en cada una de ellas es evidente que uno prima sobre los otros; a través de esos lentes interpretamos la vida. Por esta razón unos verán la vida más azul, otros más roja, otros más violeta y así hasta completar 9 tonalidades distintas.

Es importante comprender que hay una única realidad que es percibida por cada uno de nosotros a partir de los conceptos y creencias que hemos ido acumulando a través de la información que recibimos del entorno (padres, amigos, centros educativos, religión, entorno social, compañeros de trabajo, país…). Cada uno la interpreta a través de las gafas que porta. Entonces frente a un mismo hecho habrá diferentes opiniones; lo que para alguien es negativo, para otro puede ser gracioso, para otro irrelevante, para otro merecido…

Nueve tipos de personalidad

El eneagrama se divide en tres triadas, la emocional, la intelectual y la instintiva, estas representan los centros vitales que tenemos todos los seres humanos dentro. Dependiendo de la triada en la que se encuentre nuestra personalidad, reaccionaremos frente a los acontecimientos con una tendencia más emocional, de intelectual o visceral.

Los que se rigen por la emoción

Se caracterizan por estar más enfocados en su imagen y en cómo los percibe el exterior, su mayor enemigo es la baja autoestima y por esto desarrollan las siguientes tendencias.

  • 2 El ayudador (El servicial que busca a cambio ser querido).
  • 3 El triunfador (Vive tras una máscara buscando que los demás lo reconozcan).
  • 4 El diferente (Busca ser especial para que le presten atención).

Los que se rigen por el intelecto

Evitan conectarse con sus sentimientos por miedo a sufrir. Para ellos es muy importante tener toda la información y conocer todas las variables con el fin de elegir siempre la mejor opción, el problema es que al tener falta de confianza se llenan de información y les cuesta mucho tomar decisiones.

  • 5 Investigador (Por temor a expresar sus sentimientos se concentra en acumular información).
  • 6 Dubitativo (Siente miedo y le cuesta tomar decisiones).
  • 7 Entusiasta (Hiperactivo, huye de la realidad a través de compañía y de experiencias).

Los que se rigen por el instinto

Para ellos es muy importante tener autonomía, permanecen buscando ser independientes de todo lo que los rodea, son personas que pueden llegar a estallar dejándose gobernar por la ira.

  • 8 El líder (El fuerte que necesita de poder).
  • 9 El conciliador (El indolente que evita los conflictos).
  • 1 El perfeccionista (Sensación continua de imperfección).

Aunque todos tenemos características de los 9 eneatipos, uno de ellos será el que rija nuestra forma de entender, interpretar, percibir y reaccionar ante el mundo, sumado a esto están las alas.

Las alas son las dos personalidades que están ubicadas al lado de la nuestra, es decir que aunque tenemos nuestro eneatipo definido,  una o las dos personalidades que están a nuestro lado, tienen influencia sobre nosotros matizando nuestro comportamiento. Por ejemplo mi personalidad es la número 2, tengo influencia de las dos alas aunque la más marcada en mi caso es el ala 1.

Ahora bien, cuando estamos más influenciados por nuestro ego (inconsciencia) que por nuestro ser (consciencia) sacamos a flote lo peor de nuestro eneatipo, y en la medida que vamos avanzando en el trabajo personal, y habiendo depurado nuestro ser, sacaremos lo mejor de nosotros mismos.

Es importante tener en cuenta que la idea del eneagrama no es estereotipar o etiquetar a los demás. Si queremos que sea una herramienta de mejoramiento, debemos concentrarnos en utilizarla como tal, es decir, enfocarnos en conocernos a nosotros mismos y en el caso de identificar una tendencia de personalidad en alguien con quien nos relacionamos, en vez de juzgarlo, utilizar el mapa para entender al otro y para saber cómo relacionarnos con él.

Si te ha gustado este post, suscríbete para que recibas los nuevos artículos directamente en tu correo. En la próxima entrega hablaré sobre el primer eneatipo y así sucesivamente hasta completar los nueve.

Escrito por Catalina Lobo para VALORARTEblog.com

“Cambia tú y cambiará tu mundo”