Después del artículo anterior, el significado de la palabra fluir en el que aprendimos que tenemos tres formas de reaccionar frente a los estímulos del exterior; resistirnos, estancarnos y fluir. Nos adentraremos a través de un ejemplo en cómo las dos primeras opciones son básicas para poder vivir cada situación que se nos presente en la vida con fluidez y asertividad.

Primero que todo recordemos brevemente las características, emociones y sensaciones que experimentamos en cada una.

Captura de pantalla 2017-03-15 a las 12.43.55

Ejemplo

Imaginemos por un segundo que la empresa en la que llevamos trabajando 5 años y en la que nos sentimos a gusto informa que por  reestructuración varios de los empleados serán despedidos. Aún no sabemos si estaremos dentro de los seleccionadas para salir de la empresa.

1ª ETAPA RESISTENCIA

Persona 1

Persona 2

Pensamiento : No quiero quedarme sin trabajo. Me gusta lo que hago. El ambiente y las condiciones laborales en esta empresa son muy buenos.

Emociones: Angustia, MIEDO, agobio, rechazo.

Respuesta : Está claro que me estoy resistiendo, puedo percibirlo porque estoy experimentando sentimientos y pensamientos muy negativos frente a la posibilidad de perder mi trabajo. Se que es normal sentirme como me estoy sintiendo pero debo ser consciente de que este estado no me va a ayudar a solucionar nada. Estar así me quita la objetividad y no me permite encontrar soluciones. Aunque realmente en este momento no me siento capaz de salir de aquí.

 Pensamiento: No quiero quedarme sin trabajo. Me gusta lo que hago. El ambiente y las condiciones laborales en esta empresa son muy buenos.

Emociones: Angustia, MIEDO, agobio, rechazo.

Respuesta: ¿Qué voy a hacer ahora?, no puedo quedarme sin trabajo, sabía que esto pasaría en algún momento. A mí siempre me pasa todo. No se que hacer, además seguro que me echan. Pues si me van a echar no me esforzaré, total para qué. Todo el tiempo que he entregado a esta empresa y así me responden, no valoran mi trabajo. Definitivamente todo me sale mal.

Reflexión: La persona 1 ha identificado que se está resistiendo y aunque en este momento no siente que pueda dejar de hacerlo; este es el primer paso para pasar a la segunda etapa. Su camino hasta llegar a fluir será más rápido. Reflexión: La persona 2 no ha identificado que se está resistiendo, esto la lleva a tener un flujo automático de pensamientos, sentimientos y emociones negativas. Pasará a la siguiente etapa pero le tomará bastante más tiempo que a la persona número 1.

2ª ETAPA ESTANCAMIENTO

Persona 1

Persona 2

Pensamiento : Realmente en este momento no me siento capaz de salir de aquí. No tengo la energía para actuar. Espero que mi superior abogue por mí y quizás así pueda conservar mi trabajo.

Emociones: Angustia, miedo, agobio, desilusión, rechazo, RESIGNACIÓN, inmovilidad, insatisfacción.

Respuesta : Está claro que me estoy estancando, puedo percibirlo porque siento que no puedo hacer nada, no se me ocurren ideas, me siento atrapado. Pienso que el único que puede ayudarme es mi superior. Pero ¡ATENCIÓN! Estoy poniendo la responsabilidad de mi futuro en las manos de otro y eso es muy peligroso. Eso es equivalente a soltar la responsabilidad de mi vida; metafóricamente es como esperar que mi cuerpo adelgace y se tonifique observando a los demás hacer ejercicio. Viéndolo bien es una locura tengo que hacer algo. Además siempre he respondido y trabajado bien, se que mi trabajo es bueno yo soy muy comprometido y competente…

Pensamiento : Todo el tiempo que he entregado a esta empresa y así me responden. No valoran mi trabajo, definitivamente todo me sale mal. Ojala que la restructuración tome tiempo para no quedarme sin trabajo tan rápido, en definitiva esto es lo que hay.

Emociones: Angustia, miedo, agobio, desilusión, rechazo, RESIGNACIÓN, inmovilidad, insatisfacción.

Respuesta : Seguiré yendo a trabajar el tiempo que me lo pidan. Tendré que comenzar a buscar trabajo, pero realmente la situación está tan mal que no se si encontraré. Con lo bien que estaba aquí, pero bueno yo no puedo hacer nada. Quizás mi jefe abogue por mí, aunque seguramente abogará por los demás antes. Que mala suerte tengo, pero es lo que hay.

 

Reflexión: En este caso al identificar que está resignándose en vez de aceptando la situación, la persona se percata de que la única opción que tiene es actuar de forma asertiva gestionando la circunstancias que se le están presentando. Reflexión: En este caso la persona está aferrada a la negatividad y a que todo lo malo le sucede. Ha pasado de la resistencia a la resignación. En este estado dar el paso a la aceptación y por consiguiente a fluir es muy difícil, el rechazo y la negatividad no se lo permitirán.

3ª ETAPA FLUIR

Persona 1

Persona 2

Pensamiento :  Siempre he respondido y trabajado bien, sé que mi trabajo es bueno, soy muy comprometido y competente.  Me haré cargo de la situación, soy bueno en lo que hago, siempre recibo bonos por metas cumplidas. No tengo porque tener miedo, seguro que van a tener en cuenta mi desempeño y no me despedirán.

Emociones: Seguridad, positivismo, motivación, ENFOQUE EN LA SOLUCIÓN Y LA ACCIÓN.

Respuesta : Soy un buen elemento. Lo que haré será seguir trabajando como siempre lo he hecho, con ganas, compromiso y asertividad. Sé que no debo preocuparme de nada, en el caso de que no pudiera quedarme, tendré muy buenas recomendaciones y encontrar trabajo no supondrá mayor esfuerzo porque soy un excelente trabajador. En todo caso, organizaré mi CV y aplicaré a ofertas laborales sin descuidar mis responsabilidades en la empresa. Daré siempre lo mejor.

 

 

Reflexión: La persona ha logrado salir de la negatividad, sabe lo que tiene para ofrecer y está segura de sus capacidades. Los sentimientos y pensamientos negativos ya no están siendo parte de su día a día. Está poniendo medidas para conservar su trabajo, pero al mismo tiempo comprende que si llegara a salir de ahí, sería porque la vida le está ofreciendo nuevas opciones que quizás antes no había querido ver. Reflexión: En algunos casos las personas se quedan atrapadas en la negatividad. Llegan a resignarse pero no a aceptar y por lo tanto, alcanzar la etapa de fluir se hace imposible.

Todos tenemos la capacidad de auto observarnos. Desde mi punto de vista estar presentes, alertas y atentos a lo que sucede en nuestro interior, es la mejor herramienta que tenemos para evolucionar y asumir la vida de tal forma que todo lo que generemos a nuestro alrededor sea positivo y nos proporcione plenitud a nosotros y a quienes nos rodean.

 El ejemplo anterior nos demuestra que siempre sentiremos algo de resistencia y estancamiento frente a lo que no nos gusta. Lo realmente importante es intentar que el lapso de tiempo que dedicamos a resistirnos y a estancarnos sea el mínimo posible. Estas dos opciones en vez de solucionar las cosas las complican,  producen pensamientos, sensaciones y emociones negativas que nos llevan a sufrir y por ende a privarnos de la posibilidad más bonita que tenemos… 

¡Disfrutar cada día de nuestra vida!

© Escrito por Catalina Lobo para VALORARTEblog.com

“Todo aquello a lo que te resistes persiste” Carl Gustav Jung

Foto: Fotolia.com