En el artículo anterior Cambia de perspectiva. 1ª Parte “El problema no está en la situación sino en tu forma de verla”, hablamos sobre cómo cambiando la perspectiva desde donde vemos las situaciones podemos dejar de sufrir, y por ende, generar nuevas experiencias de vida. También, describimos y explicamos 6 pasos para lograr cambiarla.

                  El día de hoy trabajaremos con un cuadernillo de auto-observación, descubrimiento y evolución para aprender a ver las cosas con objetividad y positivismo.

                  Para facilitar el trabajo utilizaremos un ejemplo. La infidelidad, el engaño y la mentira son temas de los que cuesta recuperarse a corto plazo, cuando algo así nos sucede solemos sentirnos abandonados, maltratados, burlados… Este tipo de sentimientos minan nuestra autoestima y nos llevan a experimentar ira, rencor, rabia, malestar, etc. Percibir la situación de esta manera nos hace cerrarnos y en ocasiones hasta querer vengarnos, convirtiéndonos realmente en esclavos de las personas o circunstancias.

                 Recordemos las sabias palabras de Buda “Quien te enfada te domina”. Lo más valioso que tenemos es nuestra paz interior, cada vez que le damos el poder a algo o alguien de controlar nuestro estado de ánimo, perdemos el equilibrio.

                 La pregunta es: Si alguien te ha sido infiel, engañado o mentido y sientes que todo ese tiempo que le dedicaste ha sido una “pérdida”, ¿cuánto tiempo más piensas perder concentrándote en esa persona o situación? Entonces pongámonos manos a la obra para  que puedas seguir con tu vida.

Cuadernillo práctico para cambiar la perspectiva

Caso de ejemplo

                  Amelia tenía una relación de con Felipe, pensaba que todo iba bien. En su pareja había confianza, sentía seguridad y se acostumbró a estar con él. Con el  tiempo comenzó a separarse de sus amigas y de su entorno, su mundo se convirtió en el de Felipe. Él era muy crítico y con los años empezó a tener una actitud despectiva hacia Amelia.

                   Ella con el fin de evitar los comentarios o críticas de su pareja, intentaba hacer todo como creía que a él le gustaría, pensaba que de esta forma lograría mantenerlo a su lado y recibir su aprobación. En su interior había temor, era insegura y estar con él le daba tranquilidad, se había acostumbrado a la vida en pareja y ahora tenía miedo a estar sola o a ser abandonada.

                  Por más que intentaba complacerlo no lo lograba, él seguía desaprobándola. Después de algunos meses Amelia descubrió que él tenía a otra persona y la relación terminó.

              Lo que le sucedió a Amelia le puede suceder a cualquiera. Cuando tenemos carencias y sentimos que alguien puede llenarlas, inconscientemente nos convertimos en personas dependientes que buscan un salvador

1. Escribir para hacer consciencia de nuestros pensamientos y desahogarnos.

         Nuestro pensamiento es más rápido que nuestra mano al escribir, mientras estamos escribiendo tendremos la oportunidad de observar lo que nuestra mente nos está repitiendo.

                  En una hoja de papel escribe todo lo que sientes, piensas, crees… no importa si  es negativo. La idea es que saques todo lo que hay dentro de ti. Este ejercicio te ayudará a liberarte para poder continuar. Cuando te sientas más liviano, pasaremos al segundo paso.

paso-1

2. Identificar la perspectiva desde donde estamos observando la situación.

            Este paso es muy importante, en él determinaremos si nos estamos victimizando. Recordemos que percibir cualquier cosa desde el lugar de la víctima nos hace perder la objetividad, nos inmoviliza y le otorga poder al otro sobre nosotros.

                 Observa muy bien lo que has escrito en el paso anterior y analiza si eso que tenías, es lo que quieres en una relación. Preguntas cómo:

  • ¿Esa relación te ayudaba a crecer o minaba tu autoestima?
  • ¿Culpas al otro por lo que sientes?
  • Quién es el responsable de tu felicidad ¿él o tú?
  • ¿Realmente lo quieres? o quizás al haberte concentrado en él sientes que has perdido el rumbo.
  • ¿Eras realmente feliz?
  • ¿Te quedaste en esa relación por tanto tiempo porque estabas en tu zona de confort?
  • ¿Sientes que él te ha dejado un vacío?

paso-2

3. Auto-observación y auto-conocimiento

            Este es el paso más complejo, aquí tendremos que afrontar la realidad y darnos cuenta que los únicos responsables de nuestra felicidad, somos nosotros.

                 Nadie puede cubrir nuestras carencias o salvarnos. La actitud de víctimas o de culpar a los demás por lo que nos sucede, solamente perpetua nuestra insatisfacción porque nos inmoviliza.

Paso 3.png

4. Empatía como herramienta de perdón y olvido

                  Ahora llenémonos de valor para poder observar la situación desde los zapatos y lentes del otro. Aunque suene difícil y pienses que no se lo merece, el/la beneficiado/a serás tú, pues este es el primer paso para perdonar.

paso-4

5. Cambiar la perspectiva que genera insatisfacción por una que genere satisfacción.

                     En este paso construiremos un nuevo punto de vista que no nos genere sentimientos y pensamientos negativos, estos son lo que más energía vital gastan.

          Nuestro estado de ánimo depende de los niveles de energía vital que tengamos. Cuantos más pensamientos negativos alojamos en nuestra mente, más energía gastamos. Si no gestionamos la polaridad de nuestro pensamiento, nuestro estado de ánimo desciende hasta perder la objetividad y caer en fase de penumbra o depresión.

                  Lo que tendremos que hacer es sustituir en nuestra mente todas las ideas, creencias, pensamientos, suposiciones, etc. que nos quiten energía. “Sustituye las creencias limitantes Parte 1 y parte 2

Paso 5.png

6. Trabajar y perseverar

                 Nuestra mente es un músculo, tengamos en cuenta que todos los días estamos aprendiendo cosas nuevas. La información que recibimos del exterior y la que nos repetimos internamente nos hace vivir plenos o insatisfechos. La decisión es nuestra, cada uno elige qué información lee o escucha, y esta, influye radicalmente en nuestros pensamientos.

Para sentirnos bien, será indispensable hacernos conscientes de qué pensamientos repetimos en nuestra mente, de esta manera, podremos sustituir todas las ideas mentales que nos generan sufrimiento o frustración por otras que nos generen aceptación, aprendizaje y paz.

©Escrito por Catalina Lobo para VALORARTEblog.com 

“Lo que pienses, lo serás. Lo que sientas, lo atraerás. Lo que imagines, lo crearás” Buda