240_F_86226981_6UZxK5dkNy8EkqKEb0kimRWiW7FU3tl0

 

                   En el transcurso de mi vida he tenido la oportunidad de conocer y compartir con muchas personas de diferentes lugares del mundo, de distintas culturas, caracteres, creencias religiosas, profesiones etc. Siento que puedo decir que me he enriquecido intelectual, cultural, interior y emocionalmente a partir de esto posibilidad que ha sido tan importante para mi.

                      Los humanos somos seres sociales, por esta razón, es de vital importancia crear relaciones duraderas donde haya confianza, camaradería, empatía, autenticidad, servicio y altruismo tanto material como emocional. Muchos pueden llegar a pensar que este tipo de vínculos son difíciles de construir, y que quizás solo se lleguen a dar entre la familia.

                   Cuando nacemos no escogemos nuestro círculo familiar, simplemente es el que nos corresponde, crecemos y evolucionamos unos al lado de otros intentando comprendernos y darnos lo mejor. La familia es la familia, y pase lo que pase siempre habrá un lazo de sangre irrompible. Ahora bien, a nuestra pareja la elegimos nosotros, así que si la elección ha sido la correcta, se generará un vínculo tan fuerte que dará como fruto un compartir saludable y enriquecedor que llegará a generar vida.

   Si a los amigos también los elegimos nosotros, ¿por qué muchas amistades no perduran en el tiempo?, ¿qué nos lleva a ser presos de relaciones pasajeras?, ¿en dónde radica la valía de nuestras relaciones?, ¿cuál es el motivo de desear recibir en vez de simplemente dar?

 

Pautas para tener Relaciones que Perduran

 

Enfócate en DAR en vez de en RECIBIR

                      Es imposible lograr que una relación sea duradera si pensamos en qué podemos obtener del otro y no en qué podemos ofrecerle. Cuando tengas la posibilidad de relacionarte con alguien, intenta disfrutar del simple hecho de compartir, de entregar tu mejor sonrisa, de pasar un tiempo agradable y si puedes hacer algo por el otro aunque no sea tu amigo más cercano, ¡hazlo!, recuerda que todo lo que das regresa multiplicado, no importa de quien, solo ten la certeza de que tus buenas intenciones siempre darán frutos.

Todo lo que entregamos al entorno retorna multiplicado, entonces si tengo un interés escondido, quienes se relacionen conmigo también lo tendrán.

 

Libérate de las expectativas

 

               Cada persona entregará lo que tiene dentro, quien se respeta, respetará a los demás; quien se valora, tendrá la capacidad de valorar a quienes lo rodean, y el que es generoso consigo mismo, podrá ser generoso con quienes están a su alrededor. Usualmente esperamos que todos actúen y respondan a los impulsos de una forma similar a la nuestra, pero cada uno tiene su forma correcta de hacer las cosas, de expresarse, de dar cariño, de manifestar su interés etc. “La Toxicidad de las Expectativas”

Lo que no entregamos a los demás, es lo que nos negamos a nosotros mismos, dejemos de juzgar, y comencemos a mirarlos con empatía y de manera compasiva.

 

No supongas

                Tenemos el mal hábito de hacernos ideas mentales sobre las actitudes y palabras de los demás, la próxima vez que tengas una duda, o que algo te genere cierta molestia, antes de discutir por una suposición mental que no sabes si es real, ¡pregunta!, esto evitará muchos conflictos y malos entendidos. “Suponer o Preguntar, esa es la cuestión”

 

Humildad

                      La cualidad que más aprecio en una persona es la humildad, muchos piensan que ser humilde es proceder de una familia con pocos recursos, pero ese no es su verdadero significado.

Humilde es quien no se avergüenza por no tener dinero; humilde es quien es capaz de restar importancia a sus logros pues no siente la necesidad de ser adulado; humilde es quien acepta, reconoce y remedia sus errores.

                     Esta cualidad, nos permite aceptar nuestras equivocaciones, responsabilizarnos frente a los demás, y lo más importante, nos brinda la capacidad de evitar el conflicto o manejarlo de una forma adecuada aún cuando no nos estemos equivocando, pues siempre primará la relación con el otro sobre la necesidad de tener la razón. “Empatía y Compasión”

Transparencia y Autenticidad

                  Seremos incapaces de establecer relaciones sanas si vivimos interpretando un papel teatral. Libérate de las máscaras, muéstrate como eres, quien se acerque a ti y te acepte, lo hará por quien eres realmente.

          Cuando nos mostramos como somos, generamos confianza en quienes interactúan con nosotros, les damos la libertad de mostrarse también tal y como son, con sus defectos y virtudes; por lo tanto ninguna fachada se caerá y no decepcionaremos a nadie, ellos habrán elegido compartir con nosotros porque nos valoran como personas en vez de valorarnos por nuestra apariencia, posición social, posesiones, etc.

Una relación que se cimienta en la transparencia y autenticidad, es una relación sin dobles intenciones, es una relación clara y sincera, en resumen, es una relación real.

Todos somos espejos

                Cualquier característica del otro que nos saque de nuestras casillas o genere gran incomodidad y rechazo profundo, nos está mostrando algo que es parte de nosotros aunque aún no seamos conscientes. Esto es algo que nos cuesta aceptar, pero es cierto, aceptándolo y tomando consciencia de lo inconsciente, podemos hacernos mejores personas y corregir nuestro defectos. “La ley del espejo”

No juzgues lo que odias de quienes te rodean, aprende de eso que tanto te molesta y transfórmalo en ti.       

 

Entrega siempre lo mejor

                    Los seres humanos, emanamos lo que tenemos dentro, cuídate a ti mismo, ten amor propio, entrégate siempre lo mejor, solo es posible dar a los demás lo que nos hemos dado a nosotros previamente. No pienses en si se lo merecen o no, simplemente regálale a todos los que lleguen a tu vida tu buena energía, tu amor incondicional, tu amistad desinteresada, tu ayuda y servicio oportuno etc.

Debemos hacer parte de nuestro comportamiento diario y de nuestra personalidad, todo lo que deseamos recibir. “Lo que sale de ti, está destinado a regresar”.

 

 Este artículo está dedicado a todas las personas que se han dado la oportunidad de conocerme, de quererme, de amarme, de ayudarme, de comprenderme, de acompañarme, de apoyarme, pero sobretodo de descubrirme a pesar de que cometo muchos errores, a pesar de que en algunas ocasiones puedo parecer loca y otras infantil, a pesar de mis prontos y discusiones sin sentido. Hoy agradezco a la vida por haberme permitido conocer seres tan hermosos, por haber tenido la oportunidad de aprender, de reír y llorar, de guardar y compartir secretos, de disfrutar aventuras, de viajar y en especial de verificar que todos podemos construir relaciones que sin importar las circunstancias, serán eternas.

 

Escrito por Catalina Lobo para VALORARTEblog.com

 

“Si alguna vez no te dan la sonrisa esperada,
sé generoso y da la tuya.
Porque nadie tiene tanta necesidad de una sonrisa,
como aquel que no sabe sonreír a los demás.” Dalai Lama