A lo largo de mi vida he escuchado las palabras Amor Propio en muchas oportunidades, cada vez que las oía se generaban en mí preguntas como: ¿qué será amor propio?, ¿tengo amor propio?, ¿cómo actúa una persona con amor propio?…

            Con todas estas dudas en mi cabeza y comprendiendo que no podemos dar lo que no tenemos, comencé a observar y analizar no sólo mis circunstancias de vida sino las de los demás. Cuando preguntaba a alguien: “¿te amas a ti mismo?”, la respuesta generalizada solía ser: “claro que me amo, me siento bien cuando me miro en el espejo, sé que soy inteligente y capaz, me gusta mi cuerpo, se que soy bueno para esto y lo otro…” entonces me decía a mí misma, “pues sí que me amo, yo también me gusto en el espejo, soy buena para los números, soy creativa y graciosa, soy fuerte y valiente…

                 Así siguió mi vida por muchos años, creyendo que me amaba mientras desempeñaba una labor que no me gustaba porque me generaba recursos; haciendo cosas que no quería con el fin de recibir un poco de cariño, “si no lo hago puede que no me quieran o no me acepten… mejor lo hago” pensaba; desempeñando un rol social para encajar en un entorno con el que no me identificaba, pero que era en el que vivía; permitiendo que algunas personas me manipularan y me hicieran chantaje emocional para conseguir de mí lo que querían; y en otros casos tolerando la agresividad de seres cercanos con el fin de evitar conflictos.

¿Será esto Amor Propio?…

                    Ahora que había descubierto que no tenía amor propio aunque sí un poco de autoestima, (capacidad de auto-valorar mis características positivas), tenía que buscar la manera de amarme. No sabía ni cómo hacerlo ni por dónde comenzar; pero lo más importante ya estaba hecho, era consciente de que no me amaba y sabiéndolo podría corregirlo.

Comenzando a Amarnos

Claridad

                  El primer paso para amarnos es definir claramente qué queremos y qué no queremos en nuestra vida. En mi caso hice una lista en la que contrastaba mis comportamientos, actitudes, hábitos y también las actividades, relaciones y personas, que deseaba mantener en mi día a día frente a las que no.

Siendo consciente de lo que no deseas, podrás comenzar a corregirlo y sustituirlo por lo que sí deseas”

Poner Límites

                 Mostramos amor por nosotros y por los demás cuando logramos poner límites a las personas con las que nos relacionamos. Nadie tiene derecho a manipularnos ni vulnerarnos, “nuestra libertad termina donde comienza la del otro”. Deteniendo el comportamiento inadecuado de alguien de manera amorosa, simplemente ignorando sus actos o alejándonos si es necesario, mostramos amor por él, pues al no permitir que obtenga el resultado que espera con su comportamiento negativo, no convertirá una actitud toxica en un hábito para conseguir lo que desea.

Acéptate

              Amarnos significa aceptarnos tal y como somos, con lo bueno y lo no tan bueno. Conectándonos con nuestro interior podremos determinar cuáles son las características de nuestro ser que más nos gustan y cuáles no. Es muy importante ser sinceros; en el camino de la transformación del ser, engañarnos es sinónimo de estancamiento.

“Teniendo claro lo que no nos gusta de nosotros, podremos sanarlo y transformarlo”

             Cometer errores es indispensable para mejorar; de hoy en adelante no nos avergoncemos al caernos sino más bien seamos muy conscientes de qué ocasionó la caída, tomemos responsabilidad y levantémonos con ánimo aprendiendo la lección para no vivir nuevamente la experiencia que nos genera insatisfacción.

“Seremos capaces de potencializar nuestros puntos positivos y transformar los negativos cuando logremos aceptarnos”

Cuídate

         Nuestro cuerpo es el vehículo que nos permite sentir, movernos, relacionarnos y aprender, valorémoslo porque es irremplazable y no tiene precio. Alimentémonos bien, descansemos, ejercitémonos y ofrezcámonos siempre lo mejor. Recordemos que nuestro cuerpo físico es el reflejo de lo que hay en nuestro interior, prestemos mucha atención a lo que nos revela, pues lo que callan las emociones lo grita el cuerpo.

“Sana tu ser y sanarás tu vida”

Información

                La información que recibimos, las personas con las que nos relacionamos y el entorno al que nos vemos sometidos impacta nuestras creencias, son estas las que nos limitan o nos liberan pues son la base de nuestra percepción, y por lo tanto determinan la forma en que vemos la vida.

Amándonos lograremos discernir entre lo que nos aporta y lo que no, seleccionando lo que nos alimenta sobre lo que nos contamina”

Se Auténtico

             Los puntos anteriores nos permitirán ser auténticos. Cuando somos transparentes y nos mostramos como somos, los sentimientos de los demás hacia nosotros son también auténticos y perdurarán por siempre. Solemos usar máscaras para encajar o agradar, pero mantenerlas nos esclaviza, nos frustra y nos desgasta; llega un momento en el que no podemos sostenerla más y al quitárnosla las personas que nos querían se sienten engañadas y su sentimiento hacia nosotros desaparece.

“Mostrémonos como somos, le gustarás a quien tengas que gustarle y a quien no, no; pero el cariño y los que estén a tu lado serán para siempre”

 

 

              No se tú, pero yo lo que más valoro en las personas es su espontaneidad. Logramos ser espontáneos cuando nos amamos plenamente pues no nos avergonzamos de lo que somos. Al no avergonzarnos, no necesitamos desempeñar ningún rol o papel y por lo tanto no estamos agobiados por cumplir con un libreto, o con miedo a desviarnos de los parámetros del libretista que tenemos en nuestra cabeza, el ego…

            Ése que desea ser visto como lo que no es; ése que se avergüenza de tener defectos en vez de verlos como una oportunidad de crecer; ése que necesita ser mejor, que se compara y en ocasiones intenta opacar a los demás con el fin de brillar porque carece de luz propia; ése que sueña con poseer a los otros para poder chuparles la energía como un vampiro, sintiendo satisfacción cuando logra que las personas con las que se relaciona hagan lo que él desea; ése que no deja a los demás libres porque es esclavo de si mismo y de sus invenciones, y al no conocer la libertad no la valora y por lo tanto no puede darla; ése que busca cambiar a los demás porque al no aceptarse a si mismo no puede amarse y entonces no es capaz de aceptar a quienes lo rodean como son y por esto nunca podrá amarlos.

¿Quieres tener Amor Propio?… YO SÍ QUIERO…

  Entonces liberémonos de nuestra mente parlanchina o ego  y comencemos a vivir el presente siendo quienes realmente somos, disfrutémonos y podremos disfrutar a las personas y al entorno, reconozcámonos y podremos reconocer a los demás. Saquemos la belleza que llevamos dentro y compartámosla con todo y con todos porque lo que hay en nuestro interior es lo que nos hace realmente hermosos y únicos.

Escrito por Catalina Lobo para VALORARTEblog.com

“Deja de buscar fuera placer, satisfacción, aprobación, seguridad o amor. Tienes un tesoro dentro de ti que es infinitamente mayor que cualquier cosa que el mundo pueda ofrecerte” Eckart Tolle

Foto: fotolia.com