Suponer es hacer una conjetura sobre los hechos y causas que han generado un resultado. La palabra suposición está compuesta por los prefijos sub (debajo) y ponere (poner), y el sufijo cion (acción). Es decir que su significado es: la acción de anteponer.

Anteponemos lo que imaginamos sobre una situación a la realidad de la misma, llegando a creer que es verdad. Este hábito, genera bastante sufrimiento interno y conflicto en nuestras relaciones.

¿Por qué hacemos Suposiciones?

                   Nuestro instinto de supervivencia analiza los posibles peligros para que actuemos con prevención y conservemos nuestra vida, este es un programa natural que está instalado en el ser humano y nos ha ayudado a preservar la especie. Con el tiempo, este comportamiento se hace habitual y automático en nosotros. La disfunción está en que sentimos la necesidad de controlar, comprender y saber la respuesta de todo lo que sucede a nuestro alrededor para sentirnos seguros; es aquí donde dejamos de discernir entre cuáles son las situaciones donde suponer es necesario para sobrevivir y en cuales es totalmente innecesario y dañino.

Resultados Negativos de la Suposiciones

  • Asumimos que quienes son cercanos a nosotros, nos conocen tanto que saben lo que deseamos, y esperamos que tengan el comportamiento que desde nuestro punto de vista es adecuado o correcto. Si no lo tienen, inmediatamente sentimos que lo hacen porque no nos quieren, porque son egoístas, por hacernos daño etc. “La Toxicidad de las Expectativas”
  • Cuando damos por hecho algo sin tener pruebas o certeza, nos llenamos de rabia y veneno emocional creando predisposición en nuestro interior, llevándonos a comportarnos de manera defensiva frente al exterior.
  • Al creer que lo que suponemos es verdad, buscamos la manera de defender nuestra postura atacando al entorno.
  • Nuestro ego toma la postura de víctima y al querer tener la razón, perdemos la objetividad. “El Juego de la Victima y el Victimario”

¿Cómo Aminorar los Impactos Negativos de las Suposiciones?

¿Es verdad?

                            Cuando estés haciendo una conjetura en tu cabeza, antes de convertirla en tu verdad, analiza muy bien cúal es el origen de esa idea que estas teniendo y comprueba si tienes pruebas o no.

Mientras no tengas pruebas concretas no permitas que esa idea se ancle en tu mente.

No te tomes las cosas personalmente

                      El mundo no gira a nuestro alrededor, somos más de 7.000 millones de personas en la tierra, y cada una de nosotras tiene muchas cosas que pensar y solucionar en su día a día. Nadie se levanta en la mañana para pensar en cómo salir a hacer daño a los demás. Juzgamos a quienes nos rodean por cómo somos nosotros, pensamos que todos aman, sienten, actúan, etc. de la misma manera en que nosotros lo hacemos, entonces la forma como tú crees que los demás actúan simplemente está definiendo tu forma de actuar. “Tu Realidad Externa es Resultado de tu Realidad Interna”

Se Tú mismo

                          En muchas ocasiones con el fin de encajar en los parámetros sociales, dejamos de ser nosotros y comenzamos a comportarnos no como somos, sino más bien como creemos que deberíamos ser para encajar en la sociedad y ser aceptados. Este comportamiento genera bastante inseguridad y debilita nuestra autoestima. En el momento en que no nos aceptamos, perdemos nuestra autenticidad y vivimos con miedo a ser descubiertos, a que los demás vean que cometemos errores, que algunas veces sentimos tristeza, que tenemos lágrimas, en resumen, que vean que somos ¡HUMANOS! La inseguridad se convierte en miedo y del miedo nace la necesidad de controlar y por tanto suponer, es decir, la necesidad de sobrevivir en un entorno que en nuestra imaginación es peligroso. “Esclavizados por los Yo Quiero”

Suelta el Pasado

                             Las experiencias dolorosas del pasado quedan grabadas en la mente, nuestro instinto las utiliza como escudo para evitar que vivencias similares se repitan en el futuro. Cada persona es distinta, cada situación diferente y todo lo que experimentas lo generas con tus pensamientos, intenciones y acciones. Si tuviste una experiencia que te genero sufrimiento, obsérvala desde el punto de vista positivo, analiza qué cosas buenas te trajo y valóralas; si has aprendido lo que tenías que aprender de la situación, esta no se repetirá. Intenta no juzgar los comportamientos de las situaciones y las personas del presente en base a situaciones y personas del pasado. Si tú cambias, cambiará tu realidad. “El poder de la Intención”

Pregunta

                                    En el momento en que la duda se apodere de ti, dirígete a la persona en cuestión, se valiente y !PREGUNTA! La comunicación es la herramienta más valiosa con que cuenta el ser humano, aprovéchala, pregunta las veces que sea necesario hasta aclarar la situación, esto te ahorrará muchos dolores de cabeza y sanará la forma en la que te relacionas con los demás. La única manera de tener la certeza de por qué el otro actuó como actuó o actúa como actúa es preguntando. “Percepción y Comunicación”

   Una persona que se acepta a si misma, es libre y está en la capacidad de aceptar a los demás y darles libertad. Nuestras suposiciones son posibilidades no hechos; entonces, no le des poder a algo que no es real, que se origina en el ego. Generamos nuestro entorno y vivencias a partir de lo que somos nosotros, de la información que hay en nuestra mente y de nuestras ideas ¿Te imaginas qué clase de realidad puedes estar creando desde tu mundo de suposiciones? Para ya y comienza a cambiar tu mundo desde tu consciencia. “La Magia de la Aceptación en las Relaciones”

Escrito por Catalina Lobo para VALORARTEblog.com

“No podemos obtener la paz en el mundo exterior hasta que hacemos la paz con nosotros mismos” Dalai Lama

Foto: fotolia.com